¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

martes, mayo 17, 2011

Las dos Cubas de los visitantes



Por Esteban Fernández

Existen ciertas contradicciones entre los visitantes a Cuba. Unos regresan aquí destruidos, decepcionados, tristes, traumatizados describiendo la Isla como si fuera un verdadero Infierno. Hasta tienen que ser asistidos por sicólogos y siquiatras tras el viaje.

Cuando hablan siempre me parece que les falta terminar la descripción con un “¡Ñooo, que razón tú tenías!” Sí, porque a mí no me hace falta ir allí para saber que aquello es una pocilga. Y, es más, muchos lo dijeron desde el principio: que Fidel Castro iba a destruir a Cuba y no les hacían caso, y tal parece que es ahora, 52 años más tarde, que algunos van allí y se dan cuenta que aquello es una basura.

Pero casi nadie da su brazo a torcer. Yo he conocido casos de cubanos con cuales nos metimos más de tres años discutiendo, aclarándoles las cosas, explicándoles que “Fidel era comunista, y más que comunista era un H.P., que iba a acabar con la nación, que iba a implantar una tiranía violenta” y nos discutían, nos insultaban, nos acusaban de “esbirros”, y después de vivir muchos años en el exilio van allá y se dan cuenta de la hecatombe pero no piden disculpas.

Tal parece que hay dos Cubas: Sí, muchos cubanos llegan de la patria nuestra después de haber palpado, visto de cerca, aquilatado, la enorme depauperación producida por 52 años de castrismo. Algunos hasta llegan aquí enfermos de los nervios.

Mientras otros comemierdas regresan diciendo que “Aquello ha mejorado mucho, que existe progreso en el campo de la medicina y la educación, y que el Cabaret Tropicana está muy bonito, y las aguas de Varadero son muy cristalinas”.

Y la parte inexplicable, lo que no dicen ni aclaran es: “Si nuestro país está tan bien, si los Castro han logrado muchos adelantos, si hay tantos médicos, si allá hacen tan buenas intervenciones quirúrgicas, si la educación es gratuita ¿PARA QUÉ CARIJOS REGRESAN A LOS ESTADOS UNIDOS? Eso no tiene lógica, si Cuba es una maravilla ¿qué hacen aquí?.

A mí me encantaría reunir a los dos bandos para ver si se ponen de acuerdo: los que llegan en estado de “shock” producto del desmadre imperante y los que dicen que “Allí todo el mundo vive muy contento”. Y preguntarles: “Chicos ¿ustedes están locos o fueron a dos Cubas diferentes?”

Y a los que dicen que “Allí sus familias están muy contentas” preguntarles: “Compadres ¿ustedes son sobrinos de Colomé Ibarra o primos de Ramiro Valdés? Y si la familia está muy alegre allí ¿por qué tuviste que llevarles hasta calzoncillos, ajustadores y Kotex?

Lo que pasa es lo siguiente: que hay algunos que van allí de buena fe, a ver a sus seres queridos, que desconocen la exactitud del desastre imperante y vuelven con los corazones hecho pedazos, con las almas estrujadas, y hay otros que van con dos pomos de Viagra, a buscar muchachitas jineteras de 16 años, van de fiesta, van a exhibir prendas y billetes, y a ese tipo de mequetrefes la tiranía los trata a cuerpo de reyes y no carecen de nada. Y la única verdad es que: ¡HAY UNA SOLA CUBA Y ESA CUBA ES UNA BASURA DESDE EL MISMO 1959!.

Para serles sincero: con los que van de buena fe y con los que van de vacilón evito la confrontación. Allá cada cual con su cada cual. Pero, hace poco estaba sentado en una reunión con varios matrimonios. De pronto, uno de los presentes dijo: "María y yo vamos de vacaciones a Cuba en agosto"... Ignoré lo dicho. Pero, me miró y me dijo: "Esteban, ¿ usted quiere que le traiga algo de Cuba?"... Me sonreí y le dije: "Sí, chico, tu tráeme la cabeza de Fidel y que María me traiga la de Raúl"

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: