¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

domingo, mayo 01, 2011

LA HISTORIA EN LA MEMORIA

Las elecciones generales de 1940



El Coronel Batista(en la foto) se había retirado del Ejército el 6 de diciembre de 1939, para aspirar a la Presidencia con el respaldo de los partidos gubernamentales: Liberal, Conjunto Nacional Democrático, Unión Nacionalista, Revolucionario Realista, Popular Cubano y Unión Revolucionaria Comunista, conjuntados en la llamada Coalición Socialista Democrática.

Los comunistas en la Cuba republicana, siempre hicieron mmucha bulla, pero no tenían fuerza electoral ninguna y eso quedó demostrado con números en los comicios de 1940.

Batista sabía, por la experiencia de las elecciones para Delegados a la Asamblea Constituyente, que las fuerzas gubernamentales no eran suficientes para obtener la victoria en las venideras elecciones presidenciales, por lo que buscó también el apoyo del Partido Demócrata Republicano, que presidía el general Mario García Menocal.

Los comunistas como integrantes de la Coalición gubernamental protestaron enérgicamente, aduciendo que el ingreso de los menocalistas en dicha coalición destruía su espíritu socialista y popular. Los comunistas que en las lides políticas de la Cuba republicana, demostraron, primero con Unión Revolucionaria Comunista y luego con el Partido Socialista Popular, que eran unos redomados politiqueros de la peor especie, lo que resentián de los menocalistas, no era su orientación ideológica--que nada les importaba--sino el hecho de que el Partido Demócrata Republicano había exigido, muchas postulaciones senatoriales, la Vice Presidencia, para el Dr. Gustavo Cuervo Rubio y la Gobernación de la Provincial de Oriente para el Dr. Ramón Corona, pero sobre todo la postulación del Dr. Raúl Menocal para la alcaldía de La Habana. Eso les eliminaba a los comunistas las postulaciones de candidatos a Senadores, la de César Vilar para la Gobernación de Oriente y la de Juan Marinello para la Alcaldía habanera.

Pero las protestas quedaron ahí, pues el olor al jamón gubernamental de Batista era muy apetecible para los rojos criollos. Se limitaron a no apoyar las candidaturas de los menocalistas a las Senadurías y mantuvieron las candidaturas de César Vilar en Oriente y de Marinello para la Alcaldía de La Habana, pero también mantuvieron su apoyo entusiasta a la candidatura presidencial del Coronel Fulgencio Batista Y Zaldívar.

Las elecciones se celebraron el 14 de junio de 1940. Batista salió electo por la suma de los votos obtenidos por los siete partidos que integraban la Coalición Socialista Democrática. Al candidato derrotado, Ramón Grau San Martín solo lo respaldaron los partidos Revolucionario Cubano Auténtico, ABC y Acción Republicana.

El resultado electoral fue desastroso para los comunistas, No lograron ninguna Senaduría y solamente consiguieron 10 Representantes a la Cámara en toda Cuba. En algunos municipios, unos pocos Concejales y un sólo Alcalde Municipal en toda Cuba: Francisco Rosales Benitez, en Manzanillo.

Las cantidades de votos obtenidas por los comunistas fueron ridículas. En la Provincia de la Habana, sus Representantes electos lo fueron: Salvador García Agüero, con 7,200 votos; Blas Roca Calderío, con 5,886 votos; Lázaro Peña con 3, 096 votos y José María Pérez con solamente 1,755 votos.

En la Provincia de Las Villas, Joaquín Ordoqui fue elegido Representante con 2.095 votos y Jesús Menéndez con 1670 votos.

En Camagüey solo obtuvieron un Representante: Justo Tamayo López, con 1992 votos.

Y por la provincia de Oriente, Romárico Cordero con 1,514 votos; Alberto Plochet con 1317 votos y José Gómez del Sol con 1,122 votos fueron sus tres Representantes.

No obtuvieron ninguna Representación a la Cámara en las Provincias de Pinar del Río, ni en Matanzas.




En Ciudad de la Habana, la derrota de Juan Marinello(en una foto de aquella época) fue aplastante. Quedó en último lugar de todos los candidatos a la alcaldía. El Alcalde electo, el Dr. Raúl Menocal obtuvo 99,715 sufragios, seguido muy de cerca por el Dr. Miguel Mariano Gómez, que alcanzó la suma de 94,090 votos. Juan Vergara consiguió 4,338 votos y el Dr. Juan Marinello (el de los famosos pasquines que decían Batista Presidente, Marinello alcalde) solo alcanzó la ridícula suma de 4, 122 habaneros que le otorgaron su voto.

Como demuestran los números y las estadísticas, los comunistas cubanos nunca contaron con respaldo popular y necesitaron del engaño y la mentira para llegar al poder en Cuba y de la fuerza y la maldad para mantenerse en él por más de medio siglo.

Vía nuevoacción.com

No hay comentarios.: