¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, mayo 21, 2011

El dinero no hace la felicidad

Por Hermógenes Pérez de Arce



Hace unos días se publicó que Chile es acreedor del Tesoro norteamericano por 16 mil millones de dólares. A nivel mundial no es una cantidad muy importante, pero a nivel nacional, sí. Quiere decir que tenemos ahorrada esa suma en papeles de la deuda interna norteamericana. Por supuesto, la cifra no se compara con la de China, que tiene más de 1,4 billones en papeles de ese Tesoro. Pero, en términos por habitante, estamos casi iguales, porque China tiene 1.500 millones y Chile 17 millones de habitantes.

Esa cifra significa que el gobierno de Chile tiene ahorrado el doble de lo que costó al sector público el terremoto y maremoto del año pasado. Pero, como "el Estado es así", para cubrir los gastos del terremoto nos subió a los particulares los impuestos (a la renta de las empresas, a los bienes raíces, a las utilidades de la minería, a los ahorros), mientras aumentaba sus compras de papeles del Tesoro norteamericano. ¡Qué abuso! El más rico de todos se hizo más rico, mientras empobreció a los chilenos individuales.

Y va a seguir creciendo. Será cada vez más grande. Es probable que en el mensaje presidencial de mañana sábado se anuncie la creación de tres nuevos ministerios: de la Mujer y la Familia, del Deporte y de Desarrollo Social. Más burocracia. Típico de los gobiernos de centro-izquierda: ¿hay un problema? se dicta una ley. ¿La ley no solucionó el problema? se crea un ministerio.

Así hemos llegado a tener un gasto público de 54 mil millones de dólares. De eso, 10 mil millones de dólares van a Educación. Pero van a la burocracia estatal, principalmente. Si les dieran la plata a los tres millones de estudiantes más pobres, tendrían 150 mil pesos mensuales cada uno para ir a un colegio de excelencia y de su elección. Como por arte de magia, la educación de los pobres daría un salto cualitativo gigantesco. Y sin gastar un peso más que hoy. Piénsese que en este momento la subvención en la educación particular gratuita es de 50 mil pesos mensuales. Con el triple de eso los mejores resultados llegarían solos.

Y el gasto público en salud pasa de los 8 mil millones de dólares. Si se los dieran a los tres millones de chilenos más pobres, en lugar de ir al burocrático aparato público de salud, cada uno podría contratar un plan mucho mejor que el mío en una isapre (y yo estoy contento con el mío, como el 90 por ciento de los afiliados a isapres). No más esperas en consultorios, no más meses o años para conseguir una cirugía, no más enfermos en los pasillos ni huelgas del personal de la salud.

¡Qué fantástico sería tener un gobierno de derecha que le diera la plata a la gente!
Pero, en fin, todo podría ser peor. Con gobierno de centro-izquierda y todo, estamos en período de bonanza. El cobre por las nubes y el país con tanta plata que es ¡acreedor de los Estados Unidos! Pero esa plata se distribuye mal: el más rico de todos se queda con la parte del león.

Tal vez por eso la gente parece no estar feliz. Es que el dinero no hace la felicidad. Sobre todo cuando el Estado se queda con él.

Vía blogdehermogenes.blogspot.com

No hay comentarios.: