¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, abril 07, 2011

Siete preguntas al Dr Oscar Elías Biscet: El rival de los Castro

Por Zoé Valdés



Podría afirmar con gusto y convicción que el Dr. Oscar Elías Biscet (La Habana, 1961) es el opositor cubano al que más miedo le tienen los Castro, y no solamente porque retrata bien, aunque es un hombre de buen ver, además se ha dado a conocer por su lucha en contra del aborto, y a favor de la libertad de Cuba.

Es verdad que posee un cierto aire de Antonio Maceo, pero nada más lejos de su personalidad querer compararse ni arrogarse desproporciones. Su activismo social y político lo condujeron a crear escuelas cívicas, donde se mostraba la historia real de la isla, y los opositores también enseñaban cómo comportarse socialmente, estudiándose a la vez a sí mismos, sin el tamiz o espejo agrietado de la censura y autocensura.

Jamás he escondido mis simpatías por el Dr Biscet, y considero que su valor es sin duda alguna ejemplarizante. Fue condenado a 25 años de cárcel de los que cumplió 8 (en aquella ocasión, antes también había estado preso durante 4 años por motivos políticos) y por querer cambiar e intervenir directamente en la realidad de su país.

Es un hombre pacífico, de pensamiento claro, al que rara vez lo hemos visto mezclarse con la falsedad y la ignominia, y mucho menos con la lentejuela. Esperemos que siga así por mucho tiempo. Creo que aquí los Castro tienen a un verdadero rival.

ZV: Muchos cubanos, y no cubanos, piensan que, sin duda alguna, usted es la persona más preparada para liderar un cambio en Cuba, sin los Castro. Estoy segura que, si eso ocurriera, a usted le agradaría ser elegido de forma democrática, en caso de que no pudiera ser de ese modo, ¿cómo vería usted su ascenso al poder? Y viendo el nivel de relación tensa, pero al mismo tiempo, histórica y humana, familiar, con los Estados Unidos, considerado por los Castro como el mayor enemigo de Cuba, ¿qué haría usted para conseguir una normalización entre las relaciones de ambos países?

OEB: Esas personas me honran y yo se lo agradezco, pero en Cuba y en el exilio hay mucha gente preparadas para liderar un cambio sin los Castros, en mis conceptos y principios no hay otra vía de llegar a la dirección del país que no sea a través del voto popular, libre y democrático. Si se le diera las libertades básicas al pueblo cubano, esto aceleraría y favorecería la normalización de las relaciones entre los dos países.

ZV: Seguramente conocerá que su figura ejerce simpatía entre los cubanos, aunque se le intenta desacreditar desde el Comité Central con enviados que se encuentran fuera, por sus ideas acerca del aborto. Lo que resulta curioso es que nadie se tome el trabajo de investigar y de cuestionar lo que fue y ha sido y sigue siendo hasta el momento en el que hablamos el aborto en Cuba en época del castrismo. ¿Podría ser más explícito con sus puntos de vista?

OEB: El aborto es un crimen de Lesa Humanidad, el niño no nacido es un ser humano que vive intra-útero y tiene su identidad personal bien definido a través de su ADN, esto está demostrado científicamente. Apoyo al niño no nacido por mis principios éticos, morales, cristianos, y como médico promuevo y defiendo la vida humana.

ZV: Dr. Biscet, ¿usted cree que en caso de que los Estados Unidos levanten el embargo, los Castro hagan un gesto de buena voluntad y den paso a elecciones democráticas verdaderas, y permitan a los movimientos opositores que participen de ellas, como en cualquier otro país del mundo democrático?

OEB: Pienso que no lo harían porque los tiranos nunca ceden el poder al no ser por una exigencia intensa de los oprimidos.

ZV: Raúl Castro aseveró, al inicio de su mandato, hace ya más de tres años, estar dispuesto a dialogar con Estados Unidos en todos los terrenos, y no lo ha hecho, entretanto su hermano, Fidel Castro, ha vuelto al poder. ¿Estamos ante dos ancianos dictadores tratando de ganar tiempo para seguir en las mismas, o ante dos personas a las que les gustaría invertir lo que les queda de vida en rectificar, en reconciliarse con el pueblo cubano, con el gobierno de los Estados Unidos, y con el mundo, tratando de hacer acciones honestas?

OEB: Estamos ante dos autócratas tratando de ganar tiempo a través de falsas expectativas de cambios democráticos.

ZV: ¿Cómo ve usted, de manera concreta, la incorporación del exilio al país, la unión de este exilio con los cubanos de adentro, y la recuperación social, política y económica de Cuba?

OEB: En un cambio democrático en el país deben de participar todos los cubanos, los que viven en la Isla y los del exilio, todos los cubanos tienen derecho a elegir y ser elegido a través de elecciones libres y democráticas. la recuperación económica sería un proceso acelerado hacia un país desarrollado, en un periodo quizás de 10 años, lo más difícil va a ser la recuperación moral, el régimen castro comunista para mantenerse en el poder, destruyo los valores éticos, morales del pueblo cubano; incrementando la corrupción, la prostitución, en especial la infantil, la drogadicción y el alcoholismo.

ZV: Sabemos que hay un racismo extremo en nuestro país. Se ha dicho mucho que mientras que en Estados Unidos, Barack Obama por defender sus ideas y pedir cambios, salió electo presidente; a usted, por lo mismo, por defender sus ideas, y por pedir cambios, lo condenaron a 25 años de cárcel, de los que ha cumplido en total 12. ¿Puede argumentarme más en relación a estas comparaciones? ¿Cree que el crecimiento del racismo, que es una parte esencial del gran problema engendrado por la dictadura, sea producto del castrismo?

OEB: Estos hechos no se pueden extrapolar; Barack Obama vive en una República democrática donde se respetan los derechos humanos elementales y yo vivo en un país donde existe una dictadura totalitaria semejante a la de Hitler y Stalin. El racismo es un proceso histórico en Cuba que la República democrática no pudo resolver, pero si disminuyó su influencia por el espíritu de libertad en que se vivía. Castro prometió su erradicación al inicio de su gobierno, incluso declaró que esto había sido resuelto, sin embargo el mismo reconoció 40 años después el fracaso de su proyecto; la falta de libertad hace que este fenómeno no se pueda discutir, esta problemática denigra a la humanidad. Las cárceles de Cuba son una prueba fehaciente del lugar que ocupan las personas de la raza negra en la sociedad Socialista, visítenlas y lo comprobarán.

ZV: Estados Unidos reconoció su valor con una de sus más altas distinciones, Europa también lo ha nominado a varios premios importantes, incluido el Nobel. ¿No cree usted que no estaría pidiendo usted demasiado si pidiera entrevistarse telefónicamente, y de manera pública, con el Presidente de Estados Unidos, como han hecho otros opositores? Algunos consideran que usted sería un excelente interlocutor entre la oposición cubana y el gobierno de los Estados Unidos… ¿Podría comentarme al respecto?

OEB: El presidente de los EUA, Barack Obama es un presidente muy ocupado con los problemas de su país y los del mundo.

Claro está, si él me invitara a conversar me honraría en transmitirles mis ideas y conceptos en defensa de la libertad del pueblo cubano.

ZV: Muchas gracias, Dr. Biscet.

OEB: Gracias a usted.

Via zoévaldés.net

No hay comentarios.: