¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

domingo, abril 03, 2011

La coordinación de las izquierdas en el Hemisferio Occidental



La solidaridad de los comunistas o semicomunistas es algo que se manifiesta constantemente a lo largo de gran parte del Siglo Veinte y en lo que va del Siglo Veintiuno. Y si no se quiere usar la palabra comunista en cualquiera de sus grados, hay que decir que las izquierdas extremas o de cualquier otra clase se saben identificar a primera vista y los que integran esas corrientes políticas y sociales se coordinan de inmediato para actuar en forma conjunta, ya sea de manera abierta o solapada. Los que conocen el peligro del comunismo porque lo han padecido directamente o lo han observado donde se ha instalado, no actúan de la misma manera. Es muy difícil que se coordinen en lo básico para protegerse de la embestida de las extremas izquierdas que se amparan en cualquier argumento para consolidarse o avanzar en su marcha populista.

Normalmente hay que decir que las discrepancias son convenientes para el funcionamiento de la democracia. Pero esas discrepancias no deben llegar a ser una especie de suicidio político en el sentido de la intransigencia que impide la coordinación de los que son o van a ser víctimas de los comunistas para actuar en una forma positiva en defensa de la libertad y de sus propios ideales e intereses. Se debe encontrar un término medio para que, sin claudicaciones, se puedan defender la democracia y los derechos individuales que saben agredir con una demagogia desenfrenada, y a la vez técnica, los comunistas y los comunistoides.

La rapidez con que se producen acontecimientos de orientación marxista, sin declararlo así abiertamente, es el producto de un estado de ánimo y de una formación ideológica profunda o superficial, pero siempre efectiva. En muchos casos se necesita que transcurra el tiempo para que las víctimas reflexionen y piensen que eso se pudo evitar con un mínimo de malicia política en su momento oportuno. Pero en ese momento se aferraron a conceptos ortodoxos, sinceros o insinceros, que le abrieron las puertas a la conspiración marxista que, cuando tiene la colaboración de varios gobiernos de una región como está ocurriendo en la actualidad en el Hemisferio Occidental, es sumamente grave.

Importante es saber calcular los riesgos que la tolerancia o la ingenuidad pueden representar para la vigencia de la libertad, de los derechos individuales y, en general, de los derechos humanos.

Via diariolasamericas.com

No hay comentarios.: