¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, abril 13, 2011

Hay que insistir en seguir combatiendo el comunismo



En la medida en que más se analiza la tolerancia internacional con respecto a la tiranía totalitaria de Fidel Castro, que incluye desafíos constantes del régimen a la sensibilidad humana y democrática del mundo civilizado, más confusión hay en lo que respecta a esa tolerancia que no tiene explicación alguna. Desde luego, lo que está ocurriendo no excluye en modo alguno un rechazo vigoroso, sostenido a lo largo de casi medio siglo, de gente de conducta moral honrada y de carácter político democrático hacia el régimen totalitario mencionado. Sin embargo, cabe la queja con respecto a quienes, por medrar a la sombra de bajos intereses, de inmoralidad política que produce cierta clientela electoral, buscan la manera de cómo apoyar abierta o solapadamente a ese gobierno que ha convertido a la patria de Martí en un país donde la libertad, los derechos individuales y colectivos son objeto de constante persecución.

La cantidad de miles de millones de dólares que gastó la Unión Soviética en comprar conciencias y divulgar mentiras sostenidas y sistemáticas, así como lo gastado en subversión y guerrillas internacionales y en el mantenimiento de la tiranía de Castro, han hecho posible esta situación, aunque ya haya desaparecido la Unión Soviética, lo cual no significa que ha desaparecido el comunismo en el mundo. Ese comunismo, disfrazado de muchas maneras, continúa vigente socavando los cimientos de la libertad y engañando a muchos millones de personas que creen que desapareció por el derrumbe del Muro de Berlín, por la desintegración de la Unión Soviética y por el evidente descrédito moral motivado por el fracaso de los métodos comunistas donde se han implantado.

Sin embargo, lo que ocurre es que hay mucha gente que está de acuerdo en que el método es malo, que es inmoral, que es también un disparate técnico, pero más que eso le asignan responsabilidad máxima solamente a los que lo llevaron a cabo el desastre. Y, desde ese punto de vista, dejan más o menos “bien parada” –por decirlo así—a gran parte de la tesis marxista-leninista, asignándoles sus monstruosidades a los monstruos humanos que la han llevado a la práctica.

Los que conocen la verdad de todas estas cosas, los que conocen las mentiras polifacéticas del comunismo, los que saben que hay todavía mucha gente confundida, deben empeñarse en aclarar conceptos, en fijar responsabilidades y en luchar intensamente porque en forma real desaparezca el comunismo. Las deficiencias o injusticias en la vida social del mundo no se pueden curar o eliminar con una tesis y un sistema que las agrava más y las hace totalmente inhumanas.


Via diariolasamericas.com

No hay comentarios.: