¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, abril 04, 2011

Cinco años de cárcel a cubano que negoció armas para palestinos

Nota del bloguista: Si yo hubiera sido el juez lo condeno a cadena perpetua y después de muerto le doy "pena de muerte" por si acaso.

- Un tribunal estadounidense condenó a cinco años de cárcel a un cubano de Miami que pretendía adquirir armas robadas para enviarlas a la Autoridad Palestina en Cisjordania.


Yanny Águila Urbay

Yanny Aguila Urbay, de 24 años, fue sentenciado a 60 meses de prisión por el juez federal Donald Middlebrooks, informaron este jueves a CaféFuerte autoridades de la Fiscalía del Sur de la Florida. La sentencia incluye además tres años de probatoria una vez cumplida la condena.

Aguila, natural de Caibarién, Villaclara, fue hallado culpable el pasado enero por confabularse para adquirir 300 armas automáticas de alto calibre, explosivos artesanales y detonadores por control remoto que le solicitó un palestino involucrado en la conspiración.

Su compañero de causa, el palestino Abdalaziz Aziz Hamayel, fue sentenciado por los mismos cargos a 48 meses de cárcel y un período de tres años de probatoria. A diferencia de Aguila, Hamayel evitó un juicio declarándose culpable el pasado diciembre.

En el caso de Aguila, el juez Middlebrooks optó por dictar el máximo de sentencia contemplada para este tipo de delito.

Una vez cumplida la condena en una prisión estadounidense, Aguila sería procesado para la deportación a Cuba.

“El proceso de deportación sería inmediato tratándose de un delito de esta magnitud”, comentó el abogado Santiago Alpízar. “Las autoridades cubanas reciben anualmente una cuota de repatriaciones, que oscila de acuerdo a como estén las relaciones diplomáticas en cada momento”.

Se calcula que unos 3,000 cubanos radicados en Estados Unidos están bajo orden final de deportación. De ellos, alrededor de mil son “marielitos” que cometieron delitos graves tras su arribo en el éxodo de 1980.

Una historia truculenta

La sentencia de Aguila, quien emigró a Estados Unidos en el 2003, pone fin a una truculenta historia de conspiración para obtener armas robadas a un supuesto vendedor ilegal que resultó ser un agente encubierto del FBI.

La operación para investigar y capturar a los culpables fue manejada por las autoridades del sur de la Florida como un caso de terrorismo.

Las evidencias presentadas por la fiscalía fueron tan contundentes que el jurado apenas tomó 30 minutos de deliberaciones para entregar su veredicto, en un juicio que tuvo lugar el pasado enero.

Todos los movimientos ilegales de Aguila y Hamayel fueron grabados y presentados como pruebas durante el juicio, que comenzó el pasado lunes.

Aguila se presentaba como un instalador de alfombras y un aventurero sin miedo a los peligros.

Temerario al fin, Aguila se lanzó a una aventura demasiado peligrosa. Fue así que a instancias de su amigo Hamayel se acercó a un supuesto vendedor de armas robadas para pedirle 300 fusiles M-16 y AK-47, pistolas de calibre 9 mm, subametralladoras Uzi, silenciadores y granadas, asegurándole que serían pagadas por adelantado.

Hamayel aseguraba que las armas eran “para su gente y su pueblo” y se enviarían rumbo a Cisjordania, en cuyo territorio rige la Autoridad Palestina.

Fusiles a 100 dólares

En mayo del 2009, durante una reunión con el agente encubierto en el Miami Jai-Alai, Aguila le dijo a su interlocutor que tenía un comprador interesado en adquirir las armas y que pagaría hasta $1,300 dólares por cada fusil automático M-16.

Aguila confesó que se estaría satisfecho en obtener $100 dólares por cada fusil vendido. Se suponía que los embarques hacia Cisjordiania podían tener una frecuencia mensual.

Hamayel y Aguila se reunieron varias veces durante mayo y junio con agentes encubiertos del FBI que formaban parte del operativo.

El pasado 30 de agosto, Hamayel pensó que todo estaba tranquilo y viajó de Jordania a Chicago y luego a Miami, donde las autoridades lo esperaron para arrestarlo.

Una semana después, Aguila fue arrestado en su casa en Miami Springs. A diferencia de su compañero palestino, el cubano no quiso asumir su culpabilidad y encaró el juicio.

En el perfil de Aguila en Facebook puede leerse: “Yo soy aventurero, me gusta el peligro, no le tengo miedo a nada ni a nadie”.

Via cafefuerte.com

No hay comentarios.: