¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, febrero 24, 2011

Los Cuatro Martires del 24 de febrero de 1996



En los últimos días DIARIO LAS AMERICAS se ha referido editorialmente al doloroso acontecimiento de aquel 24 de febrero de 1996, cuando dos avionetas de “Hermanos al Rescate” en las cuales iban cuatro valiosos jóvenes cubanos fueron derribadas por aviones militares de la tiranía totalitaria marxista-leninista de los hermanos Fidel y Raúl Castro. En realidad, en distintas partes del mundo, especialmente en Cuba y en los Estados Unidos de América, se ha tenido presente ese hecho terrible que determinó la muerte de Armando Alejandre, Jr., Carlos Costa, Mario de la Peña y Pablo Morales. Hoy, DIARIO LAS AMERICAS insiste en rendirles tributo de respeto y de admiración a esos jóvenes que perdieron la vida tratando de salvar la vida de compatriotas suyos perdidos en el Estrecho de la Florida.

Se menciona a Cuba como país en donde se ha recordado este hecho bochornoso porque, aunque en forma pública no se puede hacer porque la tiranía lo prohíbe, en múltiples hogares de la isla se recuerda a estos héroes con admiración y con respeto. Es un recuerdo marcado por un hecho de gloria y de dolor.

Por supuesto, aquí en Miami, la conmemoración adquiere proporciones inmensas de un alto valor patriótico y sentimental, no sólo de parte de los cubanos sino también de los que, sin ser cubanos, están plenamente identificados con el calvario que está sufriendo la patria de José Martí desde hace más de cincuenta y dos años. Ha habido homenajes de carácter cívico y también, en forma significativa, de carácter religioso invocando a Dios para el descanso eterno de las almas de estos héroes.

Será imposible olvidar ese hecho criminal determinado por la dictadura de los Castro, cuando uno de ellos dio personalmente la orden de que aviones de las fuerzas armadas comunistas derribaran las dos avionetas que volaban en espacio aéreo internacional.

Las cuatro familias incorporadas a la historia de Cuba en forma significativa y triste –también gloriosa– cada veinticuatro de febrero reciben el testimonio de solidaridad de sus compatriotas y de todos los que, sin serlo, se sienten plenamente identificados con el sacrificio de estos cuatro valientes jóvenes cubanos.

Que descansen en la paz de Dios y en las páginas de la historia de su patria las almas de Armando Alejandre, Jr., Carlos Costa, Mario de la Peña y Pablo Morales.

Via diariolasamericas.com

No hay comentarios.: