¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, febrero 18, 2011

Chapman listo para una gran temporada con los Reds



AG, febrero 18 – Al terminar su primera sesión en la lomita de esta pretemporada, en la que lanzó pelotas a velocidades asombrosas, el cubano Aroldis Chapman se sacó la casaca de los Rojos para ponerse una camiseta que decía al frente: “Causemos devastación”.

Con poca exageración, eso es lo que pasa cuando la mano izquierda de Chapman suelta la pelota.

El desertor cubano maravilló a las Grandes Ligas en septiembre cuando llegó con su bola rápida de 105 mph. Los fanáticos se dedicaban a tomar fotos cuando calentaba en el bullpen. Antes de llegar al montículo, recibía ovaciones de espectadores de pie.

Luego, con su patada alta y figura larguirucha, Chapman superaba los límites de velocidad, lo que le ganó el apodo “El misil cubano” en el poco tiempo que jugó en las mayores.

Este año, todo el mundo lo tendrá en su radar. Los Rojos, campeones defensores de la División Central de la Liga Nacional, planean usar a Chapman en un papel más destacado en el bullpen.

El cubano de 22 años ayudará a llenar el vacío dejado por el zurdo Arthur Rhodes _que partió como jugador libre_, en lo que el equipo considera un paso más hacia su eventual incorporación a la rotación.

“Quiero ser abridor pero no pienso en ello”, dijo Chapman tras la práctica del jueves. “El trabajo que tengo ahora es ser relevista. El día que quieran que sea abridor, comenzaré a pensar en eso”.

Al cubano le falta mucho antes de estar listo para ser miembro de la rotación.

Antes de la temporada 2010, los Rojos le dieron un contrato de seis años por 30,25 millones de dólares. Comenzó en las menores y tuvo problemas como abridor. Cuando vieron que podían ganar la división, los Rojos lo convirtieron en relevista en la segunda mitad de la temporada, para relamerse mientras lo veían dominar a sus rivales.

El caribeño terminó con foja de 2-2 y efectividad de 2.03 tras 15 relevos. Ponchó a 19 y concedió apenas nueve imparables. Pero el número que más impresionó fue el de 75 lanzamientos de más de 100 mph (160 kph), incluido uno récord de 105 mph y tres de 104.

Su bola rápida ya es leyenda, pero el resto aún necesita trabajo.

“Simplemente queremos que tenga éxito”, dijo el entrenador de lanzadores Bryan Price. “No quieres que sea una desilusión si te da una entrada de 1, 2 y 3 y lanza entre 93 y 97 mph. No se trata de que él sea una atracción de circo, el más rápido de la historia”.

Chapman también está aprendiendo como vivir su vida en Estados Unidos.

Cuando desertó de Cuba no sabía dónde estaba Cincinnati en el mapa, pero una de las razones por las que eligió a los Rojos fue que tienen muchos jugadores y entrenadores latinoamericanos que lo podían ayudar en el difícil cambio de país y de cultura.

Esta pretemporada, se lo ve más relajado y hasta jocoso en el vestuario. Aún prefiere ser entrevistado por medio de un intérprete, para no decir algo incorrecto en su nuevo idioma. Eso sí, contó que ya se acostumbró a la comida estadounidense.

“Al comienzo, sólo quería comida cubana”, dijo Chapman. “Ahora como de todo, me gusta todo tipo de comida”.

Via gacetadecuba.com

No hay comentarios.: