¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, enero 12, 2011

"Vivimos bajo una dictadura"


Benjamin Lugo

Por Sergio Boffelli
sboffelli@diariolasamericas.com

En Nicaragua faltan menos de diez meses para realizar elecciones presidenciales y de diputados nacionales. Esto en medio de la división de los grupos opositores, y el férreo control que ejerce el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), presidido por Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.

Ante Ortega se han sometido los poderes e instituciones del estado, y partidos políticos han facilitado la inconstitucional reelección del mandatario, en abierta complicidad.

En visita que Benjamín Lugo efectuara a la Junta Editorial de Diario Las Américas, el directivo del Movimiento por Nicaragua (MPN) dijo que en su país la sociedad civil se ha organizado “porque hemos visto que los partidos políticos no han respondido genuinamente a los intereses de Nicaragua.”

Para las elecciones de noviembre del 2011 el Concejo Supremo Electoral (CSE) no ha autorizado observadores nacionales ni internacionales, lo que a Lugo le hace temer sobre la transparencia de los resultados.

Ante esto reveló que harán una campaña nacional, en la que recolectarán miles de firmas para presentarlas ante el CSE, la comunidad internacional y la Organización de Estados Americanos (OEA) en demanda de supervisión del voto, pues recordando las elecciones municipales del 2008 en las que asegura se cambiaron los resultados de la votación en 40 alcaldías a favor del FSLN, “el fraude ha secuestrado la democracia en Nicaragua.”

La falta de organismos y agencias que avalen los resultados hacen temer a Lugo lo peor, pues “¿porqué evitar los observadores?” La campaña incluirá a los nicaragüenses radicados en Miami y en otras ciudades de los Estados Unidos y Centroamérica.

El MPN nació en el año 2005, aglutinando diversos grupos que protestaban por la corrupción de funcionarios públicos, y el llamado “pacto” entre Daniel Ortega y el ex presidente Arnoldo Alemán.

Comentó que desde entonces “veíamos el peligro que eso traería a Nicaragua, entre dos caudillos que se estaban poniendo de acuerdo para repartirse el poder.”

Hoy el MPN forma parte de la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), que también aglutina a partidos políticos y presenta a Fabio Gadea Mantilla, empresario radial y creador del famoso personaje “Pancho Madrigal”, como candidato único a la presidencia, lo que es rechazado por Alemán.

Lugo dijo que en Nicaragua “vivimos bajo una dictadura”, y que “Alemán está haciendo lo mismo que hizo en el 2006, dividiendo el voto”, lo Por Sergio Boffelli
sboffelli@diariolasamericas.com



que considera se debe a que “es cómplice de la dictadura de Ortega” aunque “es rechazado por el pueblo”.

La decisión que tomarán los nicaragüenses será, en opinión del activista, “entre democracia o dictadura.”

La UNE tiene una propuesta que busca “transformar Nicaragua”, incluyendo la no reelección presidencial absoluta, que solamente se gane en primera vuelta con el 50 por ciento de los votos más uno, reducción de 90 a 40 diputados y que puedan ser electos de manera individual, reducción de los otros poderes del estado, un Instituto Electoral independiente, eliminar las pensiones vitalicias y prebendas a funcionarios, etc.

La propuesta estaría disponible a todos los políticos para firmarla públicamente, comprometiéndose con los votantes a llevarla a cabo.

Los diálogos entre Ortega y Alemán se conocieron en 1998. Entre otras cosas lograron cambiar la Ley Electoral que estipulaba el 45 por ciento de los votos para ganar las elecciones en primera vuelta. La reforma los redujo a 35 por ciento, y así Ortega obtuvo el poder en noviembre del 2006 con apenas el 38 por ciento.

En esa ocasión las fuerzas mayoritarias liberales fueron divididas a la contienda, y perdieron aunque lograron cerca del 60 por ciento de votos.

El activista mencionó las recientes leyes aprobadas en la Asamblea Nacional con votos de la “oposición”, que facultan a Ortega con amplios poderes para decretar un “estado de emergencia”, fortaleciendo de paso la Dirección de Inteligencia de la Defensa, que depende del Ejército, pero que ha hecho recordar la tenebrosa Dirección General de la Seguridad del Estado (DGSE), que causó tanto dolor y duelo a nicaragüenses.

Via diariolasamericas.com

No hay comentarios.: