¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

domingo, enero 23, 2011

SI DA EL SIDA, COMO DA ??



Angélica Mora

Florida

Apuntes de una Periodista

La película "Boleto al Paraíso" me ha hecho recordar una serie de entrevistas que le hice al grupo de jóvenes cubanos que fueron los que inspiraron esta cinta, que hoy se expone en Utah, en el Festival de Cine Sundance.
Los muchachos- entre ellos dos mujeres- narraron telefónicamente a Radio Martí que se habían inyectado a propósito el Sida. Lo habían hecho -decían- como una forma de suicidio, hastiados con la vida de privaciones que tenían bajo el gobierno de Fidel Castro.

La serie de entrevistas la hice a principios de la década de los 90, cuando la epidemia del Sida se había desatado con furia por el mundo, debido a contactos sexuales y agujas infectadas con la mortal enfermedad.

En 1989 había sido enviada por la emisora a Montreal,Canadá, a cubrir el V Congreso Internacional sobre el Sida. Allí encontré a unos médicos cubanos que tenían un mostrador o "stand " y quienes, después de algunas vacilaciones, accedieron a ser entrevistados y revelar que la epidemia de Sida existía también en la Isla y que los enfermos eran recluídos en sitios especiales llamados "sidatorios".

Las declaraciones de los doctores causaron malestar en el gobierno de La Habana y obligaron al ministro de Salud, de aquel entonces, a reconocer públicamente que la noticia era cierta.

Cuento todo esto porque los muchachos que se habían inyectado el Sida lo habían hecho -según explicaban- también como una forma de poder tener acceso a alimentos proporcionados en los sidatorios.

Son los mismos jóvenes, cuya dramática historia es narrada en el film "Boleto al Paraíso".
La película narra la vida de una muchacha que huye de su casa ante el acoso sexual de su padre y en su fuga se encuentra con un grupo de jóvenes que van rumbo a La Habana, donde la desesperación los lleva a inyectarse el Sida.

En una entrevista a los medios de prensa, el propio director reconoce que la historia está inspirada en un hecho real ocurrido en 1993 y transcurre "en un momento de fuertes penurias económicas en Cuba, cuando el país de los jóvenes "empieza prácticamente a desintegrarse. En la vida real lo que pasó fue una combinación explosiva, una combinación letal de inocencia, inexperiencia, ignorancia de la enfermedad, familias violentas y abusivas y la represión de la sociedad. Todos esos factores se conjugaron para que esos muchachos desesperadamente hicieran lo que hicieron, que era prácticamente una manera de suicidarse".

La trama se basa en dos historias del libro "Sida: Confesiones a un médico", escrito por el doctor Jorge Pérez Ávila, quien asesoró a los realizadores de la cinta y estuvo a cargo en Santiago de Las Vegas de uno de estos sidatorios de que hablaban los jóvenes en mi entrevista.

He podido comprobar que la historia de locura de la pantalla grande es la misma que esos jóvenes me narraron hace más de 20 años.
Nunca se me pasó por la mente que esa tragedia pudiera algún día ser argumento para una película y pudiera exponer ese drama terrible -que cuando me lo contaron- me llenó de pena y espanto.

Via angelicamorabeals.blogspot.com

No hay comentarios.: