¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, enero 29, 2011

Las contradicciones de Obama



Por Helen Aguirre Ferré
Diario Las Américas

Un colega del Wall Street Journal lo dijo muy bien: nunca ha estado un presidente tan correcto y tan equivocado a la vez. Se refería al discurso que pronunció el Presidente Obama sobre el Estado de la Unión.

Por lo menos la mitad del discurso lo pudo haber escrito un presidente Republicano. Quiere fomentar el comercio internacional aprobando los tratados de comercio entre Colombia y Panamá, quiere simplificar el código de impuestos individuales y reducir los impuestos corporativos – los Estados Unidos tienen la tasa más alta en estos impuestos en el mundo.

El presidente puso nuevo énfasis en ser más competitivos, pero no ofrece los cambios estructurales para llegar a ello. Ese es uno de los problemas fundamentales que enfrenta el país y Obama parece ignorarlo.

Cuando parece que va hablar en serio sobre los inmensos retos del país con la alusión al momento Sputnik evocando los recuerdos de una presidencia que inspiró a luchar hacia lo inimaginable como la conquista del espacio, Obama nos dice que tenemos que montar más turbinas de viento, paneles solares y trenes rápidos para forjar el camino nacional hacia el siglo XXI.



¿Así se gana el futuro?

Por tan maravilloso que sea que de aquí a veinte años el 80% de la población tenga acceso a un tren rápido eso no es el remedio para los problemas fundamentales que enfrentamos. El desempleo aumentó en veinte estados en diciembre y el valor de las propiedades continúa disminuyendo.

Los avances tecnológicos y la acogida de los mecanismos de la globalización han puesto de relieve las debilidades de los Estados Unidos. Las eficiencias tecnológicas invitan a que los sectores de manufactura y agricultura empleen a menos personas. Nuestros jóvenes no reciben la mejor educación del mundo, todo demuestra que se deteriora más rápido de lo que queremos admitir.

Obama enfatizó congelar los gastos por cinco años. El año pasado dijo que los congelaría por tres, pero aumentó los gastos el 21%. La deuda nacional está por encima de $14 trillones, un aumento del 70% desde el 2006. Tanto los Republicanos como los Demócratas son responsables de este desastre.

Si ambos quieren demostrar verdadero liderazgo reducirían los gastos federales en vez de congelarlos. Eliminen cuantos se puedan. Ofrezcan incentivos para compañías que actualmente tienen corporaciones fuera del país a que inviertan en los Estados Unidos y ofrezcan reducciones de impuestos por cada persona nueva que empleen. Los que se encuentran desempleados deberían de recibir bonos federales para estudiar en “community colleges” que tienen programas para re educar a adultos que están desplazados.

Parte de la magia de este maravilloso país es las posibilidades que ofrece para reinventarse. Los que pierden pueden convertirse en ganadores.

Es cierto que enfrentamos serios retos y que éste es nuestro momento Sputnik pero el Presidente no ilumino el camino que deberíamos de tomar. Requiere claridad de pensamiento y valentía. Esto no fue lo que escuché la otra noche. Si el Presidente Obama realmente nos invita a que pensemos lo inimaginable podríamos comenzar con una seria solución al dilema del Seguro Social y Medicare, dos programas sociales que se acercan a la bancarrota. Somos demasiados los “baby boomers” los que estamos a punto de empezar a disfrutar de estos beneficios y muy pocos los jóvenes que puedan contribuir para sustentar estas cuentas.

El Presidente Obama nos dice que soñemos con grandeza, pero no podemos ser grandes si estamos quebrados.

Via diariolasamericas.com

No hay comentarios.: