¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, enero 17, 2011

Europa decayendo y Eurabia ascendiendo.??



No hay fiestas cristianas en una agenda de la Unión Europea

Una agenda concebida para promover a “Europa” y sus instituciones, o sea, la Unión Europea, entre los estudiantes de enseñanza media, no incluye ninguna fiesta cristiana.El 24 de diciembre, sólo ha obtenido la mención siguiente: “El primer árbol de Navidad se ‘erigió’ (comillas en el original) en la plaza central de Tallin, capital de Estonia, en 1441″. Al menos, esto, aunque como una anotación “folclórica”, o “qué bonito ese arbolito”. Pero en la versión francesa del manual, no hay ninguna mención a Pascua, Pentecostés y la Ascensión.

Sin embargo, se consigna al Ramadán (para septiembre de este año); a la fiesta de las luces que celebran los sikhs y los hindúes, para el 5 de noviembre; algunas fiestas judías; la fiesta europea, el 9 de mayo; el dia internacional de la mujer, el 8 de marzo; San Valentín, el 14 de febrero; Halloween, el 31 de octubre.

La agenda, editada desde hace siete años por la Comisión Europea como “apoyo pedagógico”, ya ha sido distribuida a través de Europa con unos 3.2 millones de ejemplares.Polonia, Italia y Francia han oficialmente declarado que “deploran” esta omisión, la cual olvida las raíces cristianas de Europa. “No debemos tener vergüenza de la Europa de las campanas”, expresó Laurent Wauquiez, ministro francés encargado de asuntos europeos, “la cual es constitutiva de nuestra identidad”.

¿Hasta dónde llegará la falacia del “multiculturalismo”? Su hipocresía decadente se pone de manifiesto en que la agenda evoca otras fiestas religiosas, pero “olvida” las cristianas. Si se señalan varias otras festividades, ¿por qué omitir las autóctonas? ¿Será, parafraseando a Orwell, porque todas son iguales pero hay unas más iguales que otras? Que se sepa, o hasta nuevo aviso, todavía los cristianos son mayoría en Europa. Muchos podrán ser no-creyentes (decía Angela Merkel que el problema no es que haya “demasiado Islam” en Europa sino poco cristianismo), pero la cristiandad es un indicador cultural, sedimentado por los siglos.

No sólo la identidad de Europa es cristiana sino que fue esa parte del mundo quien finalmente completó al cristianismo que nació del judaísmo en Israel. Europa le proporcionó los aportes griego y celta: el primero, por cierto pensamiento; el segundo, porque fue “adoptado” sincréticamente por la “sabia madre iglesia”, a medida que iba cristianizando a los pueblos europeos. Y ello sin contar al imperio romano, el catalizador incluso de la noción “europea” actual -la cual tras el imperio, retomaron a su vez Carlomagno y Napoléon, el hacedor del Concordato. Con la instauración del cristianismo como religión oficial del imperio, la suerte estaba echada; y también, el que la iglesia católica, apostólica y romana haya sido la heredera de facto del imperio romano.

Más aún, la ulterior identidad histórica de la Europa cristiana se definió por su resistencia a ser islamizada por las invasiones musulmanas.La tan traída y llevada “decadencia de Occidente” spengleriana, o la que en el caso de Francia, “la hija primada de la iglesia”, Emil Cioran situaba a partir de 1941 (decía que si un Napoléon habría surgido entonces, hubiese sido sólo un burócrata), se encuentra hoy por hoy más rampante que nunca.

Porque “decadencia” es sobre todo la no aceptación de sí mismo. Cuando no se reconoce al propio ser, y se intenta diluir a éste en señuelos ideológicos resultantes del rousseaunismo como el “multiculturalismo” actual, ¿qué queda pues?

Isis Wirth, enero 17.

Via gacetadecuba.com

No hay comentarios.: