¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, enero 31, 2011

Asi se blindan las tiranias arabes para evitar el contagio de las revueltas

Con la revolución completamente desbordada en Egipto, el resto de tiranías de la región se ha puesto manos a la obra para evitar el contagio.

BÁRBARA AYUSO

Quince días atrás, las tiranías árabes vivieron la caída de Zine el Abidine Ben Ali como un funesto presagio. La revolución popular había conseguido tumbar un régimen que, amén de sus singularidades, guardaba demasiados puntos en común con sus mandatos como para ser ignorada. Argelia, Marruecos o Libia sufren el mismo alza de precios en los alimentos que Túnez, y similares tasas de desempleo; coronados por regímenes autoritarios que, aunque han evitado la expansión del extremismo islámico, han asfixiado a sus ciudadanos con décadas de mandatos dictatoriales.

Mientras, las pequeñas réplicas a los suicidios de Mohamed Bouazizi provocaban el nerviosismo en la región. ¿Serían los siguientes?, se preguntaban. La ira popular se sofocaba con una dificultad creciente, por lo que se han visto arrastrados a poner freno a las incipientes réplicas con medidas que convergen en un mismo punto: la improvisación. ¿Qué medias ha tomado cada país?



Argelia



La cercanía geográfica de Túnez facilitó el contagio de la ira popular. Argelia fue el primer país que tuvo que reprimir las pequeñas réplicas a las manifestaciones de su vecino, con concentraciones ciudadanas. El aumento de precios del país magrebí sublevó a pequeños grupos imitadores de los tunecinos, y la Policía tuvo que sofocar revueltas en las que murieron una veintena de personas. Varios hombres se quemaron a lo bonzo y se vivieron escenas de enfrentamiento en Argel

El gobierno de Abdelaziz Bouteflika respondió abaratando los precios de algunos alimentos básicos, tratando de frenar los sucesos vividos en los años 1990. El temor a que la coyuntura sea aprovechada por los extremistas islámicos aumenta al mismo ritmo que las autoridades promulgan medidas para aplacar la ira ciudadana.

Jordania




En Jordania se ha hecho realidad uno de los mayores temores de la zona: los islamistas se han alzado en líderes de las protestas, desposeyendo a las revueltas del componente ciudadano que tuvieron en Túnez. La semana pasada, más de 3.000 personas salieron a la calle en Ammán proclamando la necesidad de un cambio. Este domingo las protestas se repitieron, esta vez frente a las oficinas del primer ministro Samir Rifai. Los gritos exigiendo su dimisión se mezclaban con las acusaciones de corrupción: "nuestro Gobierno son un puñado de ladrones", proclamaban.

A petición del rey Abdalá II, que demandó a los legisladores "aliviar las penurias" de los ciudadanos, las medidas- dique no se han hecho esperar. También el régimen jordano ha optado por reducir el precio de alimentos básicos para sofocar la ira popular, medidas que ha acompañado con la subida del sueldo de los funcionarios y anuncios inconcretos de normativas para atacar el sangrante aumento del desempleo del país.

Arabia Saudita




La teocracia saudita ha vivido sus primeras manifestaciones callejeras. La sólida represión islamista del rey Abdalá ha evitado que en otras ocasiones los ciudadanos se congregaran como protesta, pero ha sido distinto en esta ocasión. Con el monarca fuera del país –en Marruecos, recuperándose de una intervención- sus órdenes no fueron suficientes para evitar las réplicas a Túnez. El pasado viernes, Yeda fue escenario de protestas callejeras convocadas a través de Internet, elemento posibilitador de muchas de las concentraciones de esta ola revolucionaria en el mundo árabe.

Marruecos




Como ya publicó Libertad Digital, Mohamed VI tiene motivos para la intranquilidad. Su país cuenta con un caldo de cultivo muy propicio para imitar lo sucedido en Túnez y Egipto. Además, el poder que están cobrando las redes sociales, sitúa al reino alauí al borde del abismo.

Sus mayores temores se evidenciaron con la costosa toma de medidas realizadas por el Ejecutivo: aumentó el presupuesto del Fondo de Compensación –que subvenciona productos de primera necesidad- para evitar que los precios continuaran su escalada.

A partir de este punto, las versiones difieren. La oficial informa de un viaje de "placer" del monarca, una suerte de vacaciones a destiempo; mientras que la no oficial sortea la censura y habla de movimientos más reveleadores. Mohamed VI habría viajado a Francia junto a una delegación mixta de altos cargos de seguridad y militares, además de consejeros reales, para analizar con los responsables franceses la nueva situación en el Magreb tras el derrocamiento de Ali.

Yemen




En el país más pobre del mundo árabe, el descontento cristalizó en una manifestación de más de 16.000 personas el pasado jueves. Las proclamas dejaban claro que no era suficiente con un lavado de cara del régimen, y pedían la destitución de Ali Abdalá Saleh. A pesar de todo, el primer ministro Mamad Mujawar aún se resiste a aplacar la ira ciudadana con bajadas de precios, y ha escogido ignorar la ola de revoluciones.

Libia




Gadafi no ha titubeado al dar su apoyo al derrocado Ben Alí, pero el paso de los días y el transcurso de los acontecimientos han suavizado sus manifestaciones. Tanto es así, que ha abolido los impuestos sobre el arroz, el azúcar o las papillas, para sofocar la ira provocada por el incremento del precio de los alimentos. Se trata de un parche, aunque no de un síntoma de debilidad: Libia es el país con menos papeletas para perpetuar la revolución.

Omán y Mauritania

En estos países las réplicas han sido de menor envergadura, y con singularidades propias. Mientras en Omán se vivió una pequeña concentración contra la monarquía absoluta de Al Bu Said, que no ha inmutado a las autoridades. En Mauritania se vivió una inmolación inmediatamente a las primeras manifestaciones de Túnez, aunque las protestas se dirigían contra el maltrato de las autorirdades mauritanas a las tribus.

El tiempo dirá si estas medidas improvisadas son el dique idóneo para calmar los ánimos de los ciudadanos de estos países. Por el momento, la lógica indica que limitar al precio de los alimentos básicos las reformas será, a todas luces, insuficiente. La mecha prendida por Túnez ha sido un revulsivo, que ha concienciado a estas sociedades de que el cambio es posible. Las imágenes del derrocamiento de Ben Ali y de los tunecinos echados a la calle han esperanzado mucho más que una limosna en forma de pan barato.

Reacciones: entre la prudencia y el miedo

Mientras, el resto de Occidente aún sigue optando por la prudencia y las medias tintas. A expensas de que finalice la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores que abordará la crisis, la Unión Europea no ha emitido un dictamen unánime sobre los acontecimientos.

Quien sí ha expresado su posición sobre la crisis de las calles cairotas ha sido el presidente israelí Simon Peres: "Siempre hemos tenido y tenemos gran respeto por el presidente Mubarak. No decimos que todo lo que haga sea correcto, pero hizo una cosa por la que le estamos agradecido: mantener la paz en Oriente Medio", ha dicho.

Y es que, la perspectiva de que en el país vecino se implante un régimen de corte islamista tiene atemorizada a Israel, que se insiste en que un régimen fanático y religioso no será mejor que la falta de democracia.

Via libertaddigital.com

No hay comentarios.: