¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, noviembre 22, 2010

Secuestros y abusos a emigrantes sigue siendo moneda corriente en Mexico



Dos operaciones de rescate que liberaron a más de un centenar de ciudadanos de Centro y Suramérica muestran que secuestros y abusos a migrantes siguen siendo frecuentes en México pese a medidas anunciadas tras la matanza en agosto de 72 extranjeros indocumentados.

En la mayor de las operaciones, 106 inmigrantes indocumentados de Honduras, Guatemala y El Salvador, entre ellos 33 menores, fueron rescatados en una finca bananera en la que eran obligados a trabajar en condiciones de esclavitud en el estado mexicano de Chiapas (sureste), en la frontera con Guatemala.

Los trabajadores debían realizar tareas en un cultivo para poder obtener su libertad, según declaró una joven de 17 años que alertó a las autoridades de las condiciones de explotación del grupo, indicó la fiscalía.

Este martes la Procuraduría de Chiapas informó de otra operación en la que se detuvo a los dueños de dos bares en el poblado colonial de Comitán donde seis mujeres de Guatemala y Honduras -de entre 16 y 22 años- eran forzadas a prostituirse.

En tanto en el estado de Tamaulipas (noreste), donde ocurrió la masacre de agosto, fueron rescatadas 10 personas -entre ellos cuatro colombianos, dos salvadoreños y un ecuatoriano- que habían sido secuestrados al parecer por policías.

La semana pasada durante un foro mundial sobre migración organizado por la ONU en Puerto Vallarta, oeste de México, el presidente Felipe Calderón se comprometió a dar pronto resultados de la investigación sobre la matanza de Tamaulipas, de la cual un sobreviviente acusó al grupo narcotraficante Los Zetas.

Otros miembros del gobierno celebraron durante el mismo evento la puesta en marcha de planes para impedir secuestros de migrantes y darles protección a su paso por México.

Pero estas medidas no parecen estar dando los resultados esperados por el gobierno, según señala Guadalupe Balboa, congresista electa por el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Balboa, quien la semana pasada recorrió la frontera con Guatemala, dijo que los asaltos, secuestros, violaciones y explotación laboral siguen siendo una constante en la ruta que siguen los migrantes para cumplir su objetivo de llegar a Estados Unidos.

La política señaló que en su recorrido pudo constatar que "continúan los abusos de la delincuencia, de grupos locales y algunas autoridades de gobierno, principalmente contra las mujeres" migrantes.

Alberto Xicoténcatl, director del refugio Belén Posada del Migrante de Saltillo (norte), ha dicho a la AFP que tras la masacre de agosto el gobierno no ha mejorado la seguridad en las rutas "sino que ha incrementado los retenes migratorios, que además actúan con violencia" contra los migrantes.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estimó a finales de octubre que, según un estimativo de la oficial Comisión Nacional de Derechos Humanos, hasta 20.000 migrantes pueden ser secuestrados en México cada año para cobrar rescate a sus familias en sus países de origen o en Estados Unidos.

Se calcula que medio millón de migrantes, principalmente de Centro y Sudamérica pero también de países africanos y asiáticos, ingresan cada año a México para tratar de llegar a Estados Unidos.

Tomado de La Nueva Nacion

No hay comentarios.: