¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, noviembre 05, 2010

Que me avisen si alguien quiere cambiar




Adolfo Pablo Borrazá (PD)

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) - Desde niño, escuché decir a los adultos que podían viajar a Miami que en el capitalismo te cobran hasta la sonrisa. También que “allá todo está inventado”. Uno llegaba a la conclusión de que el socialismo era mucho mejor.

A fuerza de repetirlo, como el cuento de la buena pipa, el régimen cubano ha logrado que muchos cubanos crean esa absurda teoría. Las “gratuidades” que ofrece en la salud y la educación son los principales argumentos que tiene el gobierno para defender su hipótesis de que la vida en Cuba socialista es mejor que el capitalismo yanqui.

Recientemente, Raúl Castro dijo: “Hay que quitarse la noción de que Cuba es el único país del mundo en el que se puede vivir sin trabajar”. No sé a qué le llama el General “vivir”, porque si se refiere a la existencia que padecemos los cubanos, no creo que eso pueda siquiera llamarse “vida”.

Los cubanos que viven en Ecuador desmienten tales palabras. Hace poco, una personalidad de ese país aseguró que la economía del Ecuador había crecido gracias a los cubanos, y que había que pensar muy bien lo que se hacía con ellos, refiriéndose a la revisión de matrimonios falsos entre cubanos deseosos de quedarse allá y ecuatorianos, que lleva a cabo la Fiscalía General.

Paralelamente, existe otro lugar que contradice la retórica de Castro: Miami, una ciudad que a partir de la década del 60 ha crecido y se ha desarrollado hasta el punto de que hoy la llaman “capital de América Latina”.

El cubano es creativo y trabajador por naturaleza, solamente necesita que le den la oportunidad, pero el régimen, con su retranca y su miedo a perder el poder, no permite que se desarrolle. Y luego se queja del “robo de cerebros”, por parte del imperio.

Cuba es una nación muy pobre, donde la vida es muy cara. Cualquier producto aquí cuesta tanto o más que en cualquier país desarrollado. Lo más curioso es que a pesar del embargo comercial norteamericano, que el régimen llama “bloqueo”, aquí, quien pueda pagar, puede encontrar de todo, desde marihuana hasta Viagra.

Aun así, la economía es una de las últimas del hemisferio occidental. El salario promedio es de 350 pesos mensuales (unos 17 dólares). ¿Con esos salarios, cómo podríamos pagar las supuestas gratuidades que el gobierno dice darnos?

Con los nuevos permisos para trabajar por cuenta propia que el gobierno decretó para que los cientos de miles de trabajadores que ya ha comenzado a despedir se busquen la vida como puedan, y de paso le paguen altísimos impuestos, nuestros gobernantes piensan desarrollar la economía que ellos mismos destruyeron. No creo que lo logren, pero lo que sí está claro es que, a partir de ahora, Cuba se parecerá más a Miami, y no por el desarrollo, sino porque también aquí nos van a cobrar hasta la sonrisa, o las muecas, porque razones para sonreír, no tenemos muchas.

Si alguien quiere cambiar su capitalismo, donde cobran la sonrisa, por mi “barato” socialismo, ahora sin “gratuidades”, encantado, hacemos el trueque. Pero, no se aceptan devoluciones.

adolfo_pablo@yahoo.com

Tomado de Cubanet

No hay comentarios.: