¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

miércoles, noviembre 10, 2010

La libreta de racionamiento, como tambien la "revolucion" tienen los dias contados


La Habana, 9 de noviembre de 2010. (GETTY

La libreta de racionamiento, con los días contados

"Induce a las personas a prácticas de trueque y reventa", dice el PCC, que también prevé autorizar la compra y venta de inmuebles.

El gobierno pondrá en marcha la "eliminación" de la libreta de racionamiento, por la que desde principios de los sesenta los cubanos reciben una canasta básica subsidiada, según confirma el documento de debate para el VI Congreso del Partido Comunista (PCC), puesto a la venta este martes en la Isla, reportó EFE.

El texto, titulado "Proyecto de lineamientos de la Política Económica y Social", indica que se prevé "implementar la eliminación ordenada de la libreta de abastecimiento, como forma de distribución normada, igualitaria y a precios subsidiados".

El documento, que será sometido a la aprobación del Congreso del PCC, convocado por Raúl Castro para abril de 2011, afirma que la libreta de racionamiento "favorece tanto el ciudadano necesitado como al no necesitado, induce a las personas a prácticas de trueque y reventa, y propicia un mercado subterráneo".

Durante décadas los cubanos han recibido a precios subsidiados granos, azúcar, pollo, huevos, arroz, café, aceite, pastas, pan y jabón, entre otros productos (cuando los hay).

Esos artículos sufrieron un fuerte decrecimiento durante los años más duros del Período Especial (crisis de los noventa), del cual nunca se han recuperado. Actualmente, los productos de la libreta de racionamiento apenas alcanzan para entre 10 y 15 días del mes, pero son cruciales para jubilados y familias que no disponen de ingresos alternativos, como las remesas de familiares en el exterior, pagos en divisas de empresas mixtas, pequeños negocios privados o ilícitos.

El resto de las necesidades deben cubrirlas los cubanos a través de los mercados agropecuarios o en las tiendas en divisas, con altos precios para los exiguos salarios de la Isla.

Según Reuters, los sobreprecios en las tiendas en divisas (estatales) son de hasta un 240%.

En los últimos meses el gobierno eliminó algunos productos del sistema de racionamiento, como las papas y el tabaco, lo que agitó la polémica en el país sobre la pertinencia de mantener o eliminar la libreta.

El "Proyecto de lineamientos de la Política Económica y Social" dice que "es necesario perfeccionar las vías para proteger a la población vulnerable o de riesgo en la alimentación".

El propósito de mantener "la alimentación social en la esfera de los servicios sociales" y en "los centros de salud y educación que lo requieran", así como los comedores obreros que resulten "imprescindibles", con el cobro de sus servicios a precios sin subsidios, añade.

El cierre de los comedores obreros subsidiados se inició en septiembre de 2009 de forma experimental en varios ministerios, con el objetivo de reducir los gastos estatales.

"Raúl está dando un paso muy audaz" con la eliminación de la libreta, dijo Justino Rodríguez, empleado de una bodega habanera, citado por Reuters.

"La gente está acostumbrada a vivir con la libreta y adquirir fácilmente sus productos básicos subsidiados", añadió bajo un cartel que decía en letras rojas: "Esta unidad trabaja por un comercio eficiente, moderno y para siempre socialista".

"Nadie puede vivir con la libreta. No alcanza, pero lo más correcto sería eliminarla y ofrecer los productos a precios razonables", dijo Lázaro González, un carnicero.

La noticia de que el gobierno planea la eliminación de la libreta llega en momentos en que se realiza una reestructuración que llevará a la desaparición de más de un millón de empleos estatales, los primeros 500.000 antes de marzo de 2011.

El general Raúl Castro ha dicho que aspira a incrementar los sueldos.

Algunos temen que el fin de la libreta acentúe las diferencias entre quienes tienen ingresos suplementarios en moneda dura y quienes dependen de los magros salarios y pensiones estatales.

"Lo que va a traer como consecuencia es una marcada diferencia", dijo Ricardo Paz, un jubilado que regresaba de la bodega con bolsas de arroz y azúcar.

"El que tenga dinero acaparará, mientras los de pocos ingresos, como yo, no tendremos qué comer", dijo enfurecido el hombre, que sobrevive con una pensión de 240 pesos, equivalente a unos 11 dólares al mes.

El gobierno podría autorizar la compra-venta de viviendas

Otra de las medidas contempladas en el documento del PCC es la compra y venta de inmuebles, ilegal en Cuba desde poco después de 1959. El único trámite permitido es la "permuta", a través del cual los propietarios intercambian sus viviendas, un proceso que a menudo suele involucrar dinero.

El documento propone "aplicar fórmulas flexibles para la permuta, compra, venta y arriendo de viviendas, para facilitar la solución de las demandas habitacionales de la población".

El texto del PCC, que advierte que "no se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas o naturales", disparó el debate en la Isla.

"No es nada del otro mundo, el Estado sabe que aquí se vende, se compra y se hace de todo y ese dinero se les está yendo, es un negocio que no han controlado por años", dijo Mario, un agente inmobiliario ilegal que pasa horas en el céntrico Paseo del Prado, en La Habana, donde funciona una bolsa informal.

"Si abren el negocio inmobiliario, la pregunta es a quién se lo van a dar. Aquí hay corredores (agentes inmobiliarios) que llevan hasta 30 años en esto, la gente nos busca y mejor sería que nos dieran licencias para operar sin problemas", dijo el hombre manoseando viejas libretas con los nombres y direcciones de sus clientes.

Arístides, otro agente inmobiliario informal, coincide en que el Estado busca acabar con el mercado irregular.

"El Estado sabe que están lucrando y no quiere que ese dinero se les siga yendo. Ahora los abogados no podrán cobrar los altos precios que cobran", dijo.

"Si legalizan la venta y compra de casas tendremos que bajar los precios. No me preocupa porque la gente nos conoce bien y confía", dijo Arístides, que cobra 100 dólares por conectar personas interesadas en intercambiar sus casas.

El déficit habitacional es uno de los mayores desafíos del gobierno de Raúl Castro, que ya tenía un faltante de unas 500.000 viviendas cuando los ciclones de 2008 afectaron a otras 600.000.

El gobierno cubano, que autorizó este año algunos negocios privados, incluyó en la lista el arriendo de viviendas y habitaciones, con vistas a revertir el déficit de inmuebles.

Hasta ahora, cambiar de casa ha sido uno de los temas más engorrosos para los cubanos, que para conseguirlo muchas veces deben pagar altos sobornos a abogados y funcionarios estatales encargados de los trámites, debido a que las reglas actuales sólo permiten intercambio entre inmuebles similares.

Alina Figueroa, de 47 años, dijo que lleva años intentando permutar su casa sin éxito.

"Ojalá legalicen la venta y la compra para que los precios sean más razonables. Un abogado me pidió el año pasado cerca de 2.000 dólares para agilizar mi permuta", dijo.

Cifras oficiales indican que más del 60 por ciento de las viviendas que existen en Cuba están en mal estado.

Los planes de construcción de viviendas del Estado se incumplen sistemáticamente, sobre todo debido a la escasez de obreros y recursos, y al robo de materiales.

Tomado de Diario de Cuba

No hay comentarios.: