¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, noviembre 01, 2010

Ex funcionarios chinos exigen el fin de la censura

Entre otros, el antiguo secretario de Mao Tse-tung, publicaron una carta abierta exigiendo la libertad de expresión, prensa y difusión


Por Lin Hsin-Yi - La Gran Época
Thu, 28 Oct 2010 19:35 +0000

Más de veinte altos funcionarios retirados del Partido Comunista Chino (PCCh), entre ellos el antiguo secretario de Mao Tse-tung, publicaron una carta abierta a la Comisión Permanente del Congreso Nacional Popular (CNP) exigiendo la libertad de prensa y difusión.

Según la sección china de Radio Francia International , el 11 de octubre, 23 funcionarios retirados del PCCh publicaron la carta abierta, entre los que figuran Li Rui, antiguo secretario de Mao, Hu Jiwei, antiguo presidente y redactor jefe del People's Daily, Sha Xinye, vicepresidente de la Asociación de Arte Dramático de Shanghai, Li Pu, antiguo director suplente de la agencia oficial de noticias Xinhua, y Jiang Ping, antiguo rector de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China.

El llamado hace hincapié en "fortalecer el artículo 35 de la Constitución y suprimir la censura de prensa y difusión". Sin embargo, la página web en la que habían publicado la carta, desapareció rápidamente de internet.

El artículo 35 de la Constitución de China contempla la protección a la "libertad de expresión, de difusión, libertad de reunión, libertad de asamblea y de libre manifestación". Los autores afirman que estas libertades no se han respetado en los últimos 28 años, y que un sistema opresor ha negado la esencia misma del artículo 35. "Se ha convertido en un escándalo en la historia de la democracia".

En su mensaje, reprochan al Departamento Central de Propaganda de actuar como una "mano negra invisible". Además, según los ex funcionarios, el departamento de propaganda sabe que su existencia es anticonstitucional, y que frecuentemente presiona a través de llamadas telefónicas sobre cuáles trabajos no pueden ser publicados, o qué noticias hay que censurar. Los funcionarios que hacen las llamadas no dan nunca sus nombres y amenazan con venganza en caso de desobediencia.

En su carta abierta, proponen que el Congreso Popular Nacional suspenda todas las instrucciones de los gobiernos locales referentes a las limitaciones de la libertad de prensa, y que ordene que el artículo 35, que asegura la libertad de expresión y de opinión a los ciudadanos, vuelva a entrar en vigor.

Exigen además la supresión de la policía de internet, y de comentaristas profesionales del ejército de los 50 céntimos (internautas pagados por el gobierno), y la eliminación de las tecnologías impuestas por la censura para bloquear el flujo libre de información a través de la red.

Se calcula que el número actual de usuarios de internet en China ronda aproximadamente los 400 millones.

En la actualidad, todos los ministerios están bajo el control del Departamento Central de Propaganda, controlado por figuras del partido y cuya tarea principal es guiar, controlar y manipular las corrientes ideológicas de la sociedad china. Todos los ministros actuales del departamento han sido miembros del Politburó, el poder oficial más alto del país.

Durante los últimos años, cada protesta contra la censura ha conjurado algunos peligros. Por ejemplo, Jiao Guobiao, antiguo profesor de la universidad de Beijing, publicó en marzo de 2004 el artículo "El motivo de una campaña contra el Departamento de Propaganda Central". En el mismo acusó al departamento del encubrimiento intencionado de información sensible. Al poco tiempo fue expulsado de la universidad.

Además, el grupo advierte que el sistema actual refuerza un sentimiento falso de democracia, y asegura que la libertad de opinión en la China actual, es peor que en la región administrativa especial de Hong Kong.

No hay comentarios.: