¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

sábado, noviembre 27, 2010

El regimen comunista cubano le teme hasta los muertos, por eso los deporta


Carteles a favor de Zapata, en Miami.

Orlando Zapata descansara en paz en el exilio.

La familia del preso de conciencia, muerto por su huelga de hambre, se marchará a EE.UU. por las presiones del gobierno cubano para deshacerse de un mártir de la disidencia.

Los restos del disidente cubano Orlando Zapata Tamayo serán exhumados el próximo lunes y, posteriormente, trasladados a Estados Unidos, donde viajará toda su familia, según afirmó su madre, Reina Luisa Tamayo.

El régimen castrista se comprometió a entregar a Tamayo el cadáver de su hijo, enterrado en el cementerio de Banes, en la provincia de Honguín (al este de la isla), para que sea incinerado en La Habana. Tamayo, de 61 años, está a la espera de tener en su poder las cenizas de Orlando para poder mudarse con 15 de sus familiares a Estados Unidos. "Esto lo hicieron por el apuro que tiene el Gobierno (cubano) de sacarnos del país, por todo lo que ha significado mi hijo", expresó en entrevista telefónica.
Zapata Tamayo murió el pasado 23 de febrero, tras 86 días de huelga de hambre, mientras cumplía una condena de 36 años de prisión. Su protesta fue para exigir mejoras en las condiciones de presidio de decenas de opositores al Gobierno de Raúl Castro. El régimen castrista lo considera un "mercenario", al igual que al resto de los presos políticos que hay en la isla. Amnistía Internacional, en cambio, reconoció su labor y lo adoptó como prisionero de conciencia.
Desde la muerte de su hijo, Tamayo ha sido blanco de una "brutal represión" por parte de las fuerzas de seguridad del Estado, que "hacían guardia día y noche" en su residencia para impedirle que fuese a visitar la tumba del disidente. "Yo no quiero salir de Cuba, pero tengo que ir a donde van mis hijos, porque no quiero pasar por otra pérdida", explicó Reina Luisa viajarán a Estados Unidos sus tres hijos con sus respectivas parejas y todos sus nietos.
"Somos un total de 16 personas", apuntó. La fecha del viaje tampoco ha sido precisada pero estima que sea "el mismo día" que le entreguen las cenizas de su hijo, porque "esa fue la condición". El régimen castrista propuso el pasado octubre a Tamayo abandonar la isla junto a su familia, en el marco de los diálogos con la Iglesia Católica para liberación de un grupo de opositores de la Primavera Negra de 2003. La dama de blanco, sin embargo, ha advertido de que solo saldrá de Cuba si le entregaban los restos de su hijo.

Tomado del diario ABC

No hay comentarios.: