¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

lunes, noviembre 01, 2010

Donde se dan los plumazos




Odelín Alfonso Torna (PD)

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) - Del fandango generado a tenor del reordenamiento laboral en Cuba, no escapa el sector de la salud. Hospitales, policlínicas y centros de rehabilitación se sacuden la escoria, mientras los empleados “aprovechables” juegan al ejército de ocupación en locales cerrados por inflación de plantillas. Aun cuando el primer corte arranca medio millón de cabezas “no idóneas”, el sindicato de represores ganará calidad de vida con nuevas y confortables sucursales.

Hace unos días supe, por mediación de alguien que prefirió no dar el santo nombre y sí las señas para este artículo, que en el reparto Sierra Maestra, en el capitalino municipio de Boyeros, se construye un hospital con todas las de la ley para altos oficiales del Ministerio del Interior (MINIT). La obra se ejecuta en el Centro de Descanso y Salud para oficiales del MININT, conocido por sus siglas como el CEDESA; también aposento de tránsito, desde hace algunos años, para los ilegales que son deportados desde la capital hacia su lugar de residencia, generalmente en el oriente del país.

Sobre CEDESA se pueden escribir múltiples anécdotas, desde prostitutas que hacen “favores” para escapar de la deportación, hasta ex policías retenidos, también por estar ilegales en la capital. Pero no voy a detenerme en lo que pueda o no suceder en este y otros “hostales” del pecado, diseminados por todo el país y subsidiados en buena lid por el MININT, las Fuerzas Armadas Revolucionarias y quienes le siguen de ahí para arriba.

En un artículo del periodista José Alejandro Rodríguez, titulado Menos oficinas, más casas, publicado en la edición dominical del diario Juventud Rebelde (octubre 24), el comunicador deja a consideración de las autoridades cubanas la necesidad de realizar un diagnóstico sobre aquellos ministerios que mantienen en desuso un sinnúmero de locales y oficinas. En síntesis, ahora que los organismos desinflan sus plantillas, deberían ceder sus inmuebles inutilizables a centenares de familias sin viviendas.

Me pregunto a qué organismo le tocará acometer la evaluación, y por consiguiente, la rifa de locales administrativos, ante ese expediente de damnificados que crece por años. ¿A la Oficina Nacional de Vivienda? ¿A ese Sindicato de Trabajadores de Cuba que se pliega ante la casta y concientiza al proletariado? ¿A los policías y militares?

Vamos a hurgar donde se dan los plumazos, esas tachaduras de las que nadie, a la hora de la verdad, quiere hacerse responsable. Y sí, he visto, a partir del colapso del campo socialista, cruces de trenes, almacenes, escuelas, oficinas y pequeñas fábricas sucumbir al llamado “período especial”, y convertirse en cuarterías para los sin techos. Pero no todos los locales y los sin techos califican como idóneos ante la necesidad habitacional.

Veamos qué se hizo de la antigua fábrica de conservas La Ideal, ubicada en el reparto La prosperidad, en el municipio San Miguel del Padrón. Hoy es un sector de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR); y dicen, además, que adentro se levanta una pequeña comunidad –dudo que sea de tránsito- para policías.

¿Qué hizo la Dirección Provincial de Vivienda en Arroyo Naranjo con un pequeño edificio de apartamentos inhabitable, ubicado justo al lado de sus oficinas? Por supuesto que nada anormal, se agenció el inmueble y habilitó más oficinas.

De un plumazo borraron lo planificado en materia habitacional para la capital. Ciudad de la Habana tenía en proyecto para el cierre de 2009 la terminación de 4 mil 758 viviendas, programa que se reajustó en 2 mil 758. De eso no se habla. Con otro plumazo tapan el empleo de médicos y enfermeros para acelerar las obras constructivas del nuevo hospital en CEDESA, además de las “capacidades espaciales” y la nueva plantilla que viene.

Se sabe que muchas policlínicas y hospitales reajustarán sus servicios, y es posible, para quienes no tendrán un CEDESA bien equipado, que la muerte le llegue de otro plumazo.

odelinalfonso@yahoo.com


Tomado de Cubanet

No hay comentarios.: