¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

jueves, noviembre 04, 2010

A Cuba hay que "fabricarla" de nuevo


Imagen posteada por bloguista

Comentario del bloguista:No son "51 años de paternalismo", son 51 años de genocidio institucionalizado por el regimen castrista en contra de su pueblo.

¿Qué ofrece a los jóvenes la “actualización del modelo económico”?

Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) - Los niños son el futuro de la Patria, y los jóvenes el presente creador del futuro. Pero, cómo será ese futuro depende de las posibilidades que sus mayores, sobre todo los gobernantes, brinden a esos retoños. Por más que se busque en las lentas y dispersas informaciones sobre la “actualización del modelo económico” emprendido por las autoridades en Cuba, no surge ninguna luz en el negro túnel obstruccionado para las nuevas generaciones.

Los cubanos más manipulados y desvalidos durante los pasados 51 años han sido los niños y jóvenes. Se les impuso sistemas de instrucción educacional y política al antojo de Fidel Castro, sin que los padres pudieran opinar, además de agradecer la supuesta gratuidad propiciada por el Estado.

La malísima calidad de los programas de estudio y las falta de preparación de los maestros crearon océanos de desconocimiento en las materias más elementales, como ortografía, caligrafía, expresión oral, historia (en especial de Cuba) y matemática. En el actual curso escolar las autoridades están tratando de modificar los métodos, pero llevará muchos años recomponer todo lo mal hecho, y cientos de miles de alumnos continuarán lesionados. Requieren literatura actualizada, con profusión de temas y sin la tradicional carga ideológica, que rechazan, e Internet podría contribuir a mejorar sus conocimientos, con ayuda de los padres, si en Cuba no estuviera prohibido el acceso a la red en los hogares.

Los estudiantes necesitan motivación para definir sus preferencias hacia los diversos oficios y profesiones, esforzarse en el estudio de materias difíciles, alcanzar niveles elevados de conocimientos y prepararse para competir en el mercado laboral. Esos estímulos han estado ausentes durante muchos años, por lo que los jóvenes cubanos padecen la misma apatía e inercia que sus mayores, a quienes ven dejar sus labores como ingenieros para dedicarse a cualquier trabajo más lucrativo, porque cargando maletas en un hotel, o vendiendo cualquier cosa en el mercado negro ganan más y hasta reciben las imprescindibles divisas. Cientos de miles añoran marcharse al extranjero.

Súbitamente el gobierno ha decidido que el Estado no puede seguir siendo paternalista. Paternalismo que implantó hace 51 años. De un supuesto pleno empleo, con cifras que se desmentían con sólo deambular por las calles y ver a las personas de un lado a otro a cualquier hora, actualmente se reconoce que las plantillas han estado infladas, y que hay que sacar a la calle a un millón trescientas mil personas en el curso de tres años, comenzando con 500 mil en un plazo de seis meses, hasta abril de 2011. Las informaciones dadas por el gobierno han sido muy deficientes, las opciones para emplearse indefinidas, y la legislación súper olvidada.

La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) es la locomotora del proceso de “actualización del modelo económico”. Esto resulta muy paradójico, pues los trabajadores a quienes debe proteger son los afectados, y porque además está adoptando el papel correspondiente al Partido Comunista de Cuba (PCC), que según el Artículo 5 de la Constitución “es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”.

Llama poderosamente la atención que no exista referencia a la situación laboral de los jóvenes. Se dice que las plantillas se desinflarán atendiendo a la “idoneidad” demostrada, la cual en las condiciones cubanas pudiera estar influida por criterios políticos y relaciones personales. En el marasmo existente, hay que preguntarse qué harán los bisoños desempleados y los nuevos graduados, sobre todo los de nivel medio y universitario, a partir del actual curso, que no correspondan a esferas priorizadas como la agricultura, la construcción y la policía.

¿Qué depara el futuro para los jóvenes, que no son tenidos en cuenta ni pueden expresar sus opiniones para crear en este presente el futuro que impulsarán los actuales pioneros? Quizás ya se les esté garantizando el precipicio.

Tomado de Cubanet

No hay comentarios.: