¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

viernes, octubre 15, 2010

El eco chileno sigue resonando


Zoe Valdes
Imagen posteada por bloguista


Yo quiero ser chilena.

Los chilenos han dado un ejemplo al mundo de humanidad, de vida, en estos 69 días que duró el encierro de los 33 mineros chilenos. Pero ayer, con el rescate, se sobrepasaron, ¡ejemplares, verdaderamente ejemplares! Y, señores y señoras, sin ninguna alharaca, sencillos, callados.

Ahora me doy cuenta que 33 es el número de mineros, la excavación tuvo éxito, o sea llegó a donde ellos estaban, en el día 33, 69 es 6 dos veces 3, y 9, dos veces 3, más 3. Y 33 era la edad de Cristo. Sirva este aparte para comprobar y mostrar que en la vida nada es banal, y la mecánica cuántica tiene una importancia lógica, pero sin el misterio no somos nada. Es más, creo que somos misterio puro.

Allí estuvieron las familias de los mineros desde el primer día hasta el último. Allí hubo una embarazada que parió el 14 de septiembre, una niña a la que su padre quiso que llamaran Esperanza, allí se supo que un antiguo futbolista muy conocido había tenido que ir a buscar trabajo a las minas, que también un antiguo alcohólico buscó amparo en las profundidades telúricas de la tierra, y que un adúltero clamaba por sus dos mujeres, finalmente lo esperó la amante. Hasta la esposa supo darse a su lugar. Aunque yo no me lo hubiera dado, desde luego, yo hubiera estado allí, al pie del cañón, o del supositorio de metal que los salvó de lo peor.

Allí esperaron el presidente Sebastián Piñera y su esposa Cecilia Morel, con los ojos enrojecidos, debido al cansancio y a la emoción, allí soportaron los ministros y los compañeros de trabajo, los niños que lloraban al volver a ver a sus padres, las esposas, las madres… Todos allí, en igualdad de condiciones, ansiosos, pero al mismo tiempo responsable de sus emociones. Hasta los niños se portaron bien.
Todos se portaron bien… Bueno, esperen… Menos uno, todos los demás se portaron bien. Ese uno fue el presidente boliviano Evo Morales, que se apareció por allí porque entre los mineros hay un boliviano, y él se vio en la necesidad de barrer publicidad para él, y de ese modo allí se introdujo. Desde luego, la cagó, le propuso al minero boliviano que volviera a Bolivia, a cambio de tierras, y demás prebendas, con el objetivo de seguir chupando publicidad gratindey. Pero se cogió el fambeco con la puerta, porque el minero boliviano le dijo que de eso nada, monada, que él seguía siendo minero en Chile. Hombres como ésos desearía yo para Cuba.

También demostró su admiración Barack Obama, pues yo le aconsejaría que aprendiera de los chilenos. La televisión en Francia pasaba sus palabras una y otra vez, como si su reconocimiento fuera más importante que las palabras de Piñera. Así son los franceses, odian a los americanos pero se derriten por ellos. Hasta Hollywood anda detrás de una película, y ya están proponiendo a Javer Bardem para hacer de ¿qué, quién? ¿De los 33 mineros todos juntos? Probable. Yo no voy a ser hipócrita, yo les aconsejaría: Chicos, agarren su plata que se la merecen, y váyanse a disfrutarla con su familia, y a darle estudios a sus hijos, que no habrá mejor película que estos 69 días de vida y de solidaridad que ustedes le han regalado al mundo. Gracias.

Yo quiero ser chilena, no me canso de repetirlo. Desde hace años los chilenos vienen dando ejemplos de crecimiento económico, de democracia, de libertad y de vida. Y así, como quien no quiera la cosa, calladitos, en silencio, sin la monería de los Hugo Chávez, de los Evos Morales, y de los Chacumbeles I y II.

Yo quiero ser chilena. Y espero que los once millones y medio de cubanos también quieran serlo. A ver si de una vez acabamos con la basura que apesta y envenena a Aquella Isla putrefacta.

Zoé Valdés.

Tomado de Zoe Valdes blog

No hay comentarios.: