¨…Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:-el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, - y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados…¨(Tomo 3, 168). Jose Marti

domingo, octubre 17, 2010

Destierro por justicia



Por Ileana Curra

Desde el primer llamado que hizo la Iglesia cubana a nombre del Cardenal Jaime Ortega y Alamino, ya se sabía que algo se tramaba. Las conversaciones entre la dictadura y la Iglesia no se hicieron esperar cuando la situación se tornó realmente seria y las imágenes a niveles internacionales no era más que mujeres golpeadas y arrastradas por el suelo, siendo obligadas luego a montarse en buses ya previamente llevados por la Seguridad del Estado.

Cuando habían dejado morir a Orlando Zapata Tamayo en una prolongada huelga de hambre, luego de haber sido golpeado de forma brutal en varias ocasiones, testigo silencioso de ello era su pullover blanco totalmente manchado de sangre que pudieron sacar de la cárcel.

La represión del heredero dictador de Cuba era la continuidad de la misma sanguinaria tiranía de medio siglo, a pesar de que sus adeptos hablaban de cambios y de un futuro diferente. No faltaron los cubanólogos en programas televisivos en el exilio, ni los presuntos disidentes en la isla augurando cambios con el mismo régimen en el poder.

Esto es más de lo mismo porque el castrismo se sale con la suya. Los presos políticos están saliendo de manera casi forzada al destierro, y digo casi forzada porque entiendo las razones que los hacen decidir dejar esas rejas frías e inmundas. Entiendo que la salud se deteriora por días, meses y años en celdas húmedas compartidas con ratas e insectos y, peor aún, con la amenaza permanente de reclusos comunes, en su mayoría delincuentes de la peor calaña que, por ganarse alguna prebenda, son capaces hasta de matar. Incluso, hasta de violar. Ya lo han hecho.

Ahora el régimen manipula una vez más la situación, y más allá de los llamados presos de la Primavera Negra, anuncia la excarcelación con destierro a otros presos políticos los que, en parte me alegro, pues Arturo Suárez Ramos, por citar a uno, lleva ya 23 años de encierro, habiendo padecido los horrores del presidio político porque ha sido siempre un contestatario en la prisión, un activista que no ha cesado de denunciar la barbarie vivida allá adentro. Pero escuché una denuncia de Jorge Luis García Pérez (Antúnez) donde decía que uno de los mencionados por la Iglesia para ser desterrado era, Ciro Pérez Santana, quien no era realmente un prisionero político, lo que significa que, de ahora en adelante, habrá que seguir denunciando una posible oleada de reclusos comunes que serán sacados de las cárceles.

También ha sido “invitada” a salir, Reina Luisa Tamayo, la madre del mártir que ha mantenido en jaque al régimen desde que su hijo fue asesinado, siendo maltratada, golpeada, vejada e impidiéndole ir a la tumba de su hijo o a la iglesia para darle una misa. Ya encontraron la solución: sacarla de Cuba.

Ella ha tenido que sufrir enormemente, pues perdió a su hijo, y hasta sus nietos han sido lastimados, tanto física como emocionalmente en todo este duro proceso que ha tenido que vivir, y tiene todo el derecho del mundo a salir de Cuba con su familia, pero lo peor de todo es que la Iglesia se ha prestado para, junto al régimen, sacar al destierro a todos aquellos que de una forma u otra realizan actos de desobediencia y protestan sin miedo, eso les calmaría la situación por un tiempo, como ha pasado con los éxodos masivos en todos estos años de dictadura.

¿Qué les espera a los demás? Pues a los que no opten por el destierro, terminarán en prisión en algún momento, y a los que desde la cárcel están diciendo que no saldrán del país, ahí estarán hasta el final a ver qué pueden hacer con ellos, ya han mencionado las licencias extrapenales, un argumento jurídico a lo castrista que los puede devolver tras las rejas en cuanto hagan algo que no les convenga al régimen. Así de fácil.

Es por eso que en Cuba no habrá justicia hasta que salga del poder esa caterva de viejos decrépitos que se aferran a mantenerse ahí por la fuerza y la represión. No habrá condiciones de cambios hasta que cambie el mismo sistema como tal. Las dictaduras comunistas nunca ceden, la lección de Europa del este fue bien aprendida por los generales castristas y por el mismo vejete, ahora con una estrella en su apestosa gorra y en un afán de estar detrás de una cámara de televisión para que vean que está vivo, o medio vivo, no sé.

El destierro de cubanos dignos deja pendiente a la justicia. La salida de todos los presos y de la familia de Orlando Zapata Tamayo es una jugada más de la dictadura y su aliada principal en estos momentos: la Iglesia, pero también el gobierno de España con Zapatero a la cabeza y su canciller Moratinos. Pero, ¿dónde queda la administración de Obama? ¿Ha habido conversaciones secretas entre el canciller y esta administración para sacar a la familia de Orlando Zapata Tamayo? Todo indica que sí.

El tiempo será quién nos diga la verdad.

Tomado de blog La Curra de Cuba

2 comentarios:

Iliana Curra dijo...

Gracias por la publicación del artículo.
un abrazo,
Iliana Curra

Jose Gonzalez dijo...

Curra, gracias a ti por todo lo que haces.

saludos